Lo complejo de amarse a sí misma Soyuz Salud Mental- SOYUZ
Soyuz Salud Mental combina el interés por el bienestar humano, la calidad de nuestros servicios, el sentido de humanidad de nuestro equipo de trabajo, el abordaje desde diferentes disciplinas y perspectivas, la experiencia en promover la salud mental y el amor por lo que hacemos.
788
post-template-default,single,single-post,postid-788,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_updown,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-14.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Lo complejo de amarse a sí misma

He escuchado muchas veces y he leído otras más, que a las mujeres el amor propio nos salva, que es la brújula que debemos usar para detectar un mal amor, o para recuperarnos de algo que nos ha hecho daño, la fórmula para aceptarnos como somos tanto física como emocionalmente: “ámate y libérate de lo que no te deja ser feliz” se esboza tan fácil  de la boca de sus emisores que pareciera que el proceso es igual de mágico, así que vamos a analizarlo.

Históricamente, nacer con vagina o con pene nos clasifico no solo en el “sexo” sino también en el orden social, político, cultural y económico, a las mujeres no se nos posicionó en igualdad de derechos y condiciones en relación con los hombres: fuimos entendidas como cuidadoras de la familia, posicionadas al espacio privado y durante gran parte de la historia los hombres decidieron sobre nuestra vida, nuestros cuerpos y nuestro lugar en la sociedad, a este sistema se le denominó patriarcado.

Y aunque pueda parecer lejano a nuestra vida en la actualidad, y aunque ya hayamos conquistado parte de nuestra lucha por la equidad, el orden patriarcal aún vive entre nosotras, cargamos con un peso social del que no es tan fácil desprendernos, y que nos trastoca en muchas esferas.

Se nos pide amarnos y valorarnos, casi que se nos exige como requisito para vivir felices y para que otros nos amen, pero nadie nos habla de la complejidad que eso implica, de toda la deconstrucción a la que debemos enfrentarnos:  desde que nacemos identificamos el estereotipo en el que deberíamos encajar para ser denominadas como “bonitas”, se nos socializó para conformar pareja, para no ser la solterona, para encontrar a nuestra media naranja… con todos estos mensajes que nos fueron lanzados aprendimos a aguantar, perdonar, sacrificar, a que la edad nos vuelve obsoletas y si no nos “subimos al tren” a tiempo perdimos la oportunidad de nuestras vidas: el matrimonio. Y después, el miedo a la soledad muchas veces nos hace quedarnos en lugares que no son seguros para nosotras ni física, ni emocionalmente.

Y entonces se murmura por ahí “a las mujeres les gustan que les peguen”, “no se valora” “quién la va a querer si ni ella misma se quiere” Si lo miramos con lupa amarse es difícil es medio de un sistema que nos empuja a sentirnos débiles e incompletas, sin embargo, es un proceso que debemos transitar, pero no con la superficialidad con la que lo mencionan, sino con la profundidad que un proceso así requiere.

Hay que amarnos, desde entender la complejidad del ser mujer en este momento, desde la ternura, abrazando cada parte de nuestra historia, desde la libertad de saber que nadie puede ni podrá definir cómo serán nuestros cuerpos, desde la comprensión de que nacimos completas, hay que amarnos con paciencia entendiendo que quizá ese proceso dure toda la vida y en el que hay que tocar heridas y reaprender nuevas formas de habitarnos y de conocernos. Hay que amarnos sin miedo a que otros no nos amen, porque no es nuestra responsabilidad satisfacer necesidades ni expectativas de otros, aprender a amarnos genuinamente, como nuestra autenticidad nos llama.

Esperamos que este blog sea valioso para ti, y que nos puedas compartir tus comentarios, o dudas, estaremos leyendo sobre qué temas quieres encontrar en este blog, que también es tuyo.

Si te sirvió no olvides compartirlo. ¡Estamos para acompañarte!

Con cariño,

Alejandra Lucía.

No Comments

Post A Comment